domingo, 14 de enero de 2018

Código de buenas prácticas para el uso profesional de rateras

Las trampas mecánicas para el control de ratas y ratones son herramientas válidas para reducir el nivel de biocidas químicos utilizados y proteger el medio ambiente. Pero no están exentas de riesgos, que se pueden mitigar con un uso correcto y responsable de las mismas. La BPCA británica acaba de publicar un código de buenas prácticas para el uso de rateras, que establece recomendaciones sobre su uso en diversos entornos y situaciones.



Código de buenas prácticas para el uso profesional de rateras

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas del Reino Unido (BPCA) ha publicado su Código de Buenas Prácticas para el uso de trampas mecánicas para el control de ratas y ratones, dirigido a los profesionales del control de plagas.

En él se recogen recomendaciones claras para un uso profesional correcto de estas herramientas, tanto en interiores como en exteriores. Y en este último caso, prohibe terminantemente el uso de trampas descubiertas, por ser un riesgo para las especies no diana, mascotas o niños.

incisivos de una rata 


Vamos a ver algunos de sus puntos:

¿Cuándo utilizar rateras?

Es apropiado utilizarlas dentro de un programa de control de plagas, para controlar poblaciones de roedores residentes o prevenir el acceso de roedores intrusos. 

Para conseguir un control rápido de la población de roedores, las rateras se utilizan conjuntamente con otros métodos, por ejemplo cebos tóxicos.
Son apropiadas para situaciones en las que el uso de cebo tóxico está restringido pero se necesita un medio letal para eliminar a los roedores.





Recomendaciones para el uso interno


Tanto las trampas cerradas como las descubiertas pueden ser apropiadas para un control rápido de infestaciones en interiores.

Las trampas abiertas son apropiadas en áreas donde el roedor puede ser atraido hacia la placa de activación, con el uso de un cebo adecuado o canalizándolo directamente hacia la placa de activación. Hay que evaluar el uso de las trampas abiertas, de manera que se minimicen los riesgos para animales no diana o las personas, asi como para evitar una captura incorrecta o poco respetuosa del roedor.  Por ejemplo ubicando la trampa directamente en frente de un agujero o utilizando algún material para dirigir al roedor directamente sobre la placa de activación.
Las trampas con placas de activación pequeñas, diseñadas simplemente para mantener el cebo, deben estar bien cebadas.
Las trampas sin cebo no deberían usarse en áreas abiertas, donde los roedores podrían tropezar con ellas y quedar atrapados, y solo deben estar al final de un embudo o medio para dirigir al roedor directamente sobre la placa de activación.


Recomendaciones para el uso externo


Las trampas descubiertas no deben utilizarse nunca en el exterior debido al riesgo para animales no diana.

En el exterior, las trampas siempre deben estar en una caja o túnel adecuado, cuyo diseño canalice al roedor hasta la placa de activación, y deben ubicarse de manera que se minimice el riesgo para otros animales.
Excepto en situaciones muy específicas, es inapropiado colocar trampas a lo largo de las cercas perimetrales de manera permanente. Las trampas solo deberían desplegarse externamente tras una minuciosa evaluación del riesgo, por ejemplo en áreas donde los roedores representen un problema de salud pública que justifique el uso permanente de trampas en exteriores.
Las trampas pueden dejarse desactivadas pero con cebo no tóxico, y una vez que se detecte actividad de roedores, activarlas. Esto es útil para superar la neofobia en las ratas y en situaciones en las que la actividad es esporádica.


Control/monitorización de roedores intrusos


En algunas circunstancias, el uso de cebo tóxico para la monitorización de la actividad de los roedores en interiores no es seguro o es inapropiado. El uso de trampas de captura es en estos casos una opción válida y efectiva para el control de roedores intrusos, la prevención de infestaciones internas y la protección de la salud pública.

A menos que prevalezcan circunstancias muy especiales, las trampas descubiertas no son apropiadas para el control o monitoreo permanente de roedores, ya que el riesgo de captura inadecuada o poco respetuosa del roedor es considerable. En caso de utilizarlas, es necesario realizar previamente una evaluación del riesgo.
Todas las trampas ubicadas de forma permanente deben estar ubicadas en una caja o tunel apropiado, para dirigir al roedor directamente sobre la plataforma de activación. Las trampas deben incluirse dentro de un plan o lista de verificación, y debe mantenerse un registro de su inspección. De forma regular, deben comprobarse para asegurarse de que todavia son funcionales y en caso de estar estropeadas u obstruidas por suciedad ambiental, deben ser reemplazas. La frecuencia de la verificación de trampas debe estar en línea con la evaluación del riesgo.


El documento puede descargarse en la web de la BPCA

Fuente: BPCA  https://bpca.org.uk/

 Publicado en Higiene Ambiental, lunes 8 de enero de 2018

Otros enlaces de interés:  
 https://bpca.org.uk/write/MediaUploads/Documents/Codes%20of%20Best%20Practice/COBP-Spring-Trapping-Version-1-2013.pdf

https://bpca.org.uk/write/MediaUploads/Documents/Codes%20of%20Best%20Practice/COBP-CRRU-Rodent-Control-and-Safe-Use-of-Rodenticides-2015.PDF

https://bpca.org.uk/write/MediaUploads/Documents/PPC%20Back%20Issues/PPC84-Professional-Pest-Controller-Magazine-BPCA.pdf

https://www.pestmagazine.co.uk/en/news/posts/2017/july/call-for-new-standards-for-rat-mice-and-mole-traps

http://www.cieh.org/uploadedFiles/Core/Policy/Environmental_protection/Pest_management/NPAP/pest_control_procedures_in_the_housing_sector.pdf

https://spca.bc.ca/wp-content/uploads/AnimalKind-Wildlife-Control-Standards_version-1.2_June2017.pdf

jueves, 4 de enero de 2018

Moscas y moscardones trasladan gran cantidad de bacterias capaces de producir infecciones

Por si quedaban dudas de que moscas y moscardones son vectores mecánicos de ciertos agentes patógenos para los humanos, un estudio internacional que detalla el microbioma de estos insectos lo deja claro: en el interior y el exterior de sus cuerpos se encuentra una gran cantidad de bacterias, que trasladan de un lado a otro en sus muchos desplazamientos, capaces de producir infecciones como bacteriemias, septicemias y gastroenteritis.

Moscas y moscardones trasladan gran cantidad de bacterias capaces de producir infecciones


Si ya era conocido que las moscas pueden transmitir microorganismos por regurgitación, por excreción o por contacto, un nuevo estudio que describe exhaustivamente el microbioma que albergan y transportan, es decir la información genética tanto de ellas mismas como de los microorganismos que suelen convivir con ellas, confirma su capacidad vectorial.

Moscas y moscardones conviven con el ser humano en todo el mundo, tanto en espacios urbanos como naturales. Dado que se alimentan y se reproducen en materia fecal o en materia orgánica en descomposición, y antes o después se posan sobre alimentos, superficies u objetos, pueden dejar un rastro poco deseable y nada higiénico.

Este nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, muestra el conocimiento que puede extraerse mediante el análisis del microbioma de moscas individuales, que aporta información aplicable a la vigilancia ambiental y de salud pública, así como a las ciencias forenses.



Las protagonistas del estudio fueron 63 ejemplares de moscardón de la especie Chrysomya megacephala y 53 ejemplares de mosca de la especie Musca domestica.




Estos 116 insectos fueron recogidos en diversos hábitats (entorno urbano, rural y natural)  en tres continentes diferentes, congelados en hielo seco y sometidos a un exhaustivo estudio genético.

Microbios propios y compartidos


A pesar de habitar nichos ecológicos similares, se observaron algunas diferencias en la composición y abundancia de organismos en las comunidades microbianas asociadas a los insectos. No obstante, moscas domésticas y moscardones comparten más del 55% de su microbioma, que es probable que hayan adquirido en los hábitats similares donde se alimentan y reproducen estos vectores voladores.

Las bacterias se mostraron como el principal componente de dicho microbioma. Miembros del filo Proteobacterias, Bacteroidetes y Firmicutes son los organismos más abundantes en los microbiomas de ambos, moscas domésticas y moscardones

La preponderancia de Proteobacterias en moscardones se asocia principalmente a la presencia del endosimbionte Wolbachia (Alphaproteobacteria), mientras que en las moscas domésticas predomina Psychrobacter (Gammaproteobacteria). Sin embargo, otros miembros de las Proteobacterias también son componentes principales de los microbiomas de moscardones y moscas domésticas, incluidos los géneros Enterobacter, Escherichia, Klebsiella, Proteus, Morganella, Hafnia, Pseudomonas, Aeromonas, Acinetobacter, Providencia y Serratia.



El análisis del microbioma compartido mostró que siete taxones están presentes en al menos el 80% de todas las moscas analizadas, incluyendo E. coli y Enterobacter cloacae. Ambas especies son bacterias gramnegativas, que se encuentran como parte de la flora intestinal normal de humanos y animales. Sin embargo, las cepas de E. cloacae pueden jugar un papel importante en las infecciones nosocomiales del tracto urinario y respiratorio, mientras que los serotipos de E. coli son típicamente responsables de intoxicaciones alimentarias e infecciones gastrointestinales.

A parte del microbioma compartido, se detectaron también taxones de bacterias especificos de cada huésped, con un total de 114 especies microbianas halladas sólo en las moscas domésticas y 79 sólo en los moscardones.

Los patógenos humanos potenciales identificados en los microbiomas de moscardones y moscas domésticas son especies asociadas con infecciones nosocomiales y genéricas, como bacteriemias, septicemias y gastroenteritis.

Las bacterias oportunistas y potencialmente patógenas, identificadas en ambos microbiomas, no están necesariamente directamente asociadas con la infección de un huésped específico, ya sea humano o animal. Es importante tener en cuenta que los vectores mecánicos dispersan toda una gama de especies bacterianas a una variedad de huéspedes, no obstante el riesgo de infección depende en última instancia del grado de susceptibilidad del huésped, y del contacto con el agente patógeno transportado por el insecto vector de un reservorio a otro.

El microbioma de las partes del cuerpo de las moscas


Si hasta el momento la mayoria de estudios han investigado el tracto intestinal de los insectos, sin tener en cuenta la parte exterior del cuerpo de las moscas, es una hipótesis plausible que las patas, las alas, las piezas bucales y otras partes de la superficie del cuerpo constituyan la via principal de dispersión microbiana en los vectores mecánicos.

Asi que, puestos a analizar la relación de moscas y moscardones con las bacterias que transportan, en el estudio se investigó también la abundancia bacteriana en cuatro partes distintas del cuerpo: cabeza, tórax, abdomen y patas/alas.



Se comprobó que los microorganismos asociados a las moscas no están restringidos a su tracto gastrointestinal. A pesar de tener una masa corporal pequeña (pero mayor superficie), la fracción patas/alas mostró la mayor diversidad de especies bacterianas y, probablemente, desempeña un papel importante en la dispersión de bacterias por la mosca, de un lugar de aterrizaje a otro.

Se apreció también que el microbioma de la cabeza y el tórax son más similares entre si, mientras que los microbiomas del abdomen y las patas/alas se agrupan por separado.

Un descubrimiento que sorprendió a los investigadores fué la presencia de la bacteria Helicobacter pylori, un importante patógeno humano, principalmente en las patas y las alas de moscardones. Helicobacter pylori, que puede producir úlceras úlceras pépticas, un mayor riesgo de linfoma de tejido linfoide asociado a la mucosa e incluso adenocarcinoma gástrico, tiene una ruta de transmisión poco conocida. La presencia de cepas virulentas de la bacteria en las moscas capturadas en el ambiente natural indica que éstos insectos podría ser una ruta potencial de dispersión del patógeno a humanos y animales.

Los moscardones portadores (15 de los 116 muestreados), que fueron recolectados en Brasil, probablemente adquirieron la bacteria en zonas con aguas residuales sin tratamiento o en letrinas. No se ha determinado si Helicobacter pylori sobrevive y persiste en el cuerpo externo de la mosca, sin embargo permanece viable durante 12 horas en placas de agar expuestas al aire, y puede ser ingerido y excretado por moscas domésticas infectadas en condiciones de laboratorio. Además, el pH ácido del intestino medio de las moscas puede desempeñar un papel en la viabilidad de H. pylori. Estos hallazgos indican que se necesita un estudio más detallado de las rutas alternativas de transmisión de H. pylori, en particular las que pueden estar mediadas por moscas en entornos urbanos y rurales.

Mecanismo de transmisión mecánica


Para investigar los mecanismos mecánicos de transmisión bacteriana, se colocaron moscas sobre una placa con un cultivo de bacterias E.coli, que caminaron sobre ella y posteriormente lo hicieron sobre la superficie de placas de agar estériles. Después de incubar estas placas, se observó que el crecimiento de E. coli coincidió con las huellas de las caminatas realizadas por las moscas.

Este simple experimento muestra claramente que las moscas pueden dispersar bacterias viables de un sitio de aterrizaje a otro y que el inóculo puede persistir con el tiempo y después de una serie de contactos individuales. El experimento mostró también poca evidencia de crecimiento bacteriano por el contacto del abdomen o partes bucales de la mosca con el agar, lo que indica que las patas de las moscas son la principal fuente de dispersión de bacterias. Moscas y moscardones poseen características anatómicas en sus patas, como pelos o almohadillas, recubiertos con sustancias que aumentan la adhesión de partículas a las patas. Estas estructuras maximizan el área de superficie y pueden promover la retención de bacterias, que luego pueden dispersarse a otras superficies.



El camino de la mosca sobre el agar puede apreciarse como huellas después de la incubación. La línea de crecimiento indica que la dispersión de bacterias por la mosca se produce principalmente a través de las patas. El patrón de movimiento coincide con la disposición de los tres pares de patas, con el primer y el tercer par que resultan en un crecimiento bacteriano linear, casi continuo, y el segundo par de patas generando colonias circulares separadas en el exterior de las líneas. En algunos casos, fue posible observar un crecimiento bacteriano entre las líneas de crecimiento, probablemente producido por el contacto con la parte bucal de la mosca.

Fuente: The microbiomes of blowflies and houseflies as bacterial transmission reservoirs, Scientific Reports

Publicado en Higiene Ambiental el 4 de diciembre de 2017



Las imágenes proceden del artículo original, por lo que para mayor información, así como para conocer la bibliografía correspondiente a este estudio, diríjase a la fuente original.

Agradezco a sus autores por compartirlo en la red, para mejor conocimiento del público interesado en este tema.

martes, 2 de enero de 2018

Plantas tóxicas y peligrosas en parques y jardines y 2

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Trompeta del ángel.

La trompeta del ángel (Brugmansia) es popular en América, pero su hermosa forma también atrae a quienes deciden plantarla en jardines europeos. De ella se extraen diversos alcaloides tropánicos como la escopolamina, que en pequeñas dosis se usa como alucinógeno (se bebe como té), pero que con mayores ingestas produce parálisis, alucinaciones, automutilaciones y hasta la muerte.

Las azucenas (Lilium) no son tóxicas para los humanos pero sí para los gatos, que si llegan a comer las flores pueden tener un cuadro de insuficiencia renal crónica o morir al poco tiempo.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Adelfa.

Adelfa (Nerium olander)

 
Adelfas, foto tomada en una calle de Marbella (Málaga)

También es conocida como el laurel de jardín, pero los vascos tienen un nombre más preciso: eriotz-orri, o sea, hoja de la muerte. Sus hermosas flores blancas o rosas llaman a engaño: son sumamente venenosas, como sus hojas, tallos, ramas y semillas. O sea, toda la planta es un peligro.

Su toxicidad es tal que hasta la miel que se puede crear de su néctar puede matar a una persona. Si a alguien se le ocurriera probarla, sentiría fuertes dolores de estómago, que pasarían a diarreas y vómitos y luego a mareos, convulsiones, taquicardia y hasta paro cardíaco.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Manzanillo, o "manzanita de la muerte".

Manzanita de la muerte


Manzanillo, o "manzanita de la muerte".


Por suerte, el saber popular bautiza a algunas plantas con nombres que advierten su peligro. El manzanillo (Hippomane mancinella) crece en las tierras cálidas de América, y si se tiene la mala suerte de rozar el tronco y tocar la savia, la piel puede quedar escaldada. Cuidado: si llueve y a alguien se le ocurre protegerse bajo sus hojas, la savia diluida con agua puede causar infecciones cutáneas.

Prenderle fuego tampoco es buena idea: el humo puede producir ceguera. Pero el verdadero peligro, como la fruta prohibida de Adán, es su pequeña manzana verde, tan bonita como tóxica, que causa fuertes vómitos y puede causar muerte por deshidratación.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Cicuta.

Cicuta (Conium maculatum)

 

Cicuta (Conium maculatum)


Cicuta (Conium maculatum)


Altivo y orgulloso de no reconocer a los dioses griegos, Sócrates bebió una copa de cicuta y murió instantes después. El componente peligroso es la cicutoxina, que se concentra en las raíces y actúa sobre el sistema nervioso. Si alguien puede sobrevivir a las violentas convulsiones, los vómitos y los fuertes calambres musculares, quedará la amnesia como secuela a largo plazo.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Ricino.

Ricino (Ricinus communis).


Ricino (Ricinus communi)



De esta esta planta de frutos rojizos y puntiagudos se elabora el jarabe de ricino, un purgante que se crea con sus semillas. Pero de ese extracto quedan unas toxinas, la ricina, uno de los venenos naturales más potentes que se puedan encontrar. La sustancia bloquea el metabolismo celular, que no puede crear proteínas, y aniquila las células.

Las consecuencias pueden durar una semana, en un desagradable cuadro de vómitos, diarrea y convulsiones, hasta llegar al fallecimiento. Con cuatro semillas se puede matar a una persona. Bien lo sabía Agatha Christie, que solía ofrecer a sus misteriosos asesinos una dosis de este veneno para cometer sus crímenes.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Regaliz americano.

Regaliz americano (Abrus precatorius)


Regaliz americano (Abrus precatorius)



Sus semillas, ovaladas y de un rojo intenso, se solían usar como joya artesanal o cuentas de rosario. Pero si por accidente se rompe la cobertura y se prueba su interior, se entrará en un cuadro de náuseas, vómitos y el bloqueo del sistema digestivo; y en tres o cuatro días puede llegar la muerte. Las semillas contienen la toxina abrina, que impide la síntesis de las proteínas. Sólo 3 gramos de este componente son mortales. Y una semilla contiene mucho más.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Acónito común.

Acónito común (Aconitum napellus)


Acónito común (Aconitum napellus)



En Cataluña se la conoce como tora blava, por el color violáceo de sus hojas; pero también es presentada como matallops (matalobos), porque estos animales morían al comer sus raíces. Su potente veneno ya era utilizado por las tribus bárbaras para envenenar sus flechas, y en la Edad Media se lo presentaba como una forma de ejecución más piadosa.

Mirá también El ABC para cuidar tu piel del sol

Se la encuentra entre los 1.500 y 2.000 metros de altura en los Pirineos, y llevarse la mano a la boca tras tocarla ya puede tener efectos desagradables. Si algún imprudente la prueba tiene que causarse el vómito porque no hay antídoto y, tras graves complicaciones digestivas, la muerte puede llegar en un par de horas. Solo un gramo de aconitina, su toxina, ya es suficiente para matar a un adulto.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Belladona.

Belladona (Atropa belladonna)


Belladona (Atropa belladonna)



Esta planta, muy extendida por la cuenca mediterránea, es fácil de encontrar en el Pirineo aragonés y catalán. Sus toxinas, llamadas atropina y escopolamina, se encuentran en sus tallos, hojas y raíces. Pero sus bayas son su elemento más peligroso, porque su color morado puede ser confundido por algunos incautos, y basta ingerir de 10 a 20 frutos para causar la muerte.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Zapatera.

Zapatera (Coriaria myrtifolia)


Zapatera (Coriaria myrtifolia)



Es otra planta que se encuentra en los montes pirenaicas, y como la belladona, sus frutos pueden confundirse con la zarzamora. Se han reportado casos de intoxicación grave y de una muerte en Terrassa por ingerir este fruto.

Su nombre alude a que se la usa en la industria del calzado y la curtiembre, y en la zona de campo, en Aragón, se recuerda que las cabras y ovejas se "emborrachan" cuando ingieren sus hojas –y las puede llegar a matar si comen varias-.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Matacabras.

Matacabras (Daphne mezereum)


Matacabras (Daphne mezereum)



Matacabras (Daphne mezereum)



Ya lo anticipa su nombre: tiene como víctimas principales a los bóvidos que ingieren sus frutos. Se encuentra entre los 1.000 y 2.000 metros de altura de los Pirineos, y aunque la medicina tradicional suele usarla como purgante, no está de más advertir que comer 10 o 15 bayas puede ser mortal.

J.P. Missé / La Vanguardia

Fuente: https://www.clarin.com/viajes/toques-plantas-venenosas_0_E1y7nfEXb.html

Salvo la adelfa que la foto es mía, realizada en una calle de Marbella, Málaga, las restantes fotos están conseguidas tras búsquedas por el nombre científico de cada planta en Google Imágenes. Agradezco a los autores de estas fotos por compartirlas en la red.

Plantas tóxicas y peligrosas en parques y jardines 1

Pasear entre plantas venenosas
Reportaje publicado en el periódico IDEAL el 18 de septiembre de 2016, tema centrado en la ciudad y provincia de Granada, ámbito del estudio científico, pero extrapolable a las ciudades y pueblos de la península Ibérica.
GUÍA DE ESPECIES PELIGROSAS MÁS COMUNES

Selección de especies de la Guía de Plantas de Waste Magazine.

Plantas tóxicas y peligrosas

En ciudades, parques, parterres, jardines, caminos y campos
Casi nunca se habla de las plantas como especies que pueden acarrear problemas al hombre. Cuando hablamos de las propiedades de las plantas siempre lo hacemos sobre sus ventajas medicinales, pero muchas de las sustancias que se emplean para curar pueden ser letales en dosis no adecuadas. Plantas de enorme belleza, como la digitalis, poseen sustancias que pueden provocar un paro cardiáco. Otras muy comunes como las adelfas provocan diarreas, nauseas e incluso postración si se consumen sus flores o frutos. Pasa lo mismo con la hiedra si se consumieran sus frutos. Además, el roce con sus hojas puede producir irritaciones en la piel. También ocurre con la leche blanquecina que emana de una hoja o tallo de higuera recién cortado. Incluso la patata contiene un alcaloide que puede provocar toxicidad en personas que las han comido crudas. Las ortigas son las plantas más conocidas como tóxicas al roce con la piel, ya que no plantean problemas cuando se comen después de cocinarlas. Otras especies como tejos, acónitos, son menos conocidas y muy peligrosas

Algunos nombres populares ya nos avisan de lo que nos espera: Matapollo, revientavacas, adormidera, pepinillo del diablo, nabo del diablo, nueza negra, muermera.... (Ir a Las especies más comunes)

Plantas tóxicas y peligrosas en parques y jardines
Pasear entre plantas venenosas
Gran parte de las especies ornamentales que crecen en las ciudades son tóxicas para el hombre, algunas de ellas pueden matar
Estudios botánicos advierten del peligro que acecha a los niños más pequeños, a jóvenes que buscan con qué ‘colocarse’ y a quienes solo ven en las plantas un bonito adorno

Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
Reportaje publicado en el periódico IDEAL el 18 de septiembre de 2016, tema centrado en la ciudad y provincia de Granada, ámbito del estudio científico, pero extrapolable a las ciudades y pueblos de la península Ibérica

Adelfas, glicineas, castaños de indias, galanes de noche y macetas de cintas y pilistras, pueden convertirse en un serio peligro para quienes caminan, juegan o viven junto a ellas. Son solo una mínima parte de las plantas que crecen en los espacios públicos de todos los núcleos urbanos de la provincia de Granada. Los parques, parterres, e incluso los balcones y pérgolas de las terrazas y restaurantes albergan especies que los botánicos califican como venenosas y peligrosas para el hombre.

Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada


Un trabajo realizado durante años por el botánico de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, José Antonio Hita Fernández, muestra la realidad de los espacios verdes, caminos y senderos de la ciudad, donde es posible encontrar alucinógenos de alto nivel, plantas con propiedades cardiovasculares que podrían causar la muerte, frutos y bayas de llamativos colores peligrosas para los más pequeños. “Hay un centenar de especies que se pueden considerar como venenosas y muy próximas a las personas, aunque hay otras muchas, más de 600, que tienen propiedades tóxicas pero que son ruderales o de espacios agrícolas y menos utilizadas como ornamentales, pero pueden encontrarse en algunos parques”, afirma este botánico y técnico de laboratorio, que ha querido dar una respuesta a preguntas como ¿se puede dejar a los niños jugar con hojas de higuera o comerse los frutos rojos del tejo o el acebo? “Dos actitudes que han llevado a pequeños y mayores a los servicios de urgencias por urticarias en la piel, con la higuera, y graves intoxicaciones con los tejos y acebos de maceteros de la ciudad”, dice Hita, para quien es imprescindible que los científicos ayuden a divulgar las bondades y los peligros de nuestro entorno.


José Antonio Hita

Es habitual que los responsables municipales, tanto de la ciudad como del resto de los municipios, sean grandes o pequeños, aprueben la plantación de especies en sus zonas verdes sin tener en cuenta los efectos que su mal uso podrían provocar en las personas. Un paseo por cualquiera de los parques, o algunas plazas de Granada demuestra esa falta de control. Los parterres de la fuente de Isabel la Católica, con la llegada de las altas temperaturas se han plantado con decenas de agapantos con sus preciosas flores azules o blancas. La savia produce irritaciones por contacto. Si se consume produce diarreas y vómitos. Están alrededor de una fuente que en otras épocas se llena con las conocidas flores del pato. Toda la planta, savia y jugo provocan irritaciones en ojos, piel y mucosas, e incluso pérdida de visión temporal.

Saúcos emergen en la Carrera del Darro


Al caminar hacia la Carrera del Darro aparecen numerosos saúcos que sobresalen desde el cauce. Sus hojas, corteza y frutos verdes provocan gastroenteritis, náuseas y vómitos. Junto a ellos, muchos ailantos, una planta invasora que ha colonizado gran parte del territorio del sureste ibérico. Provoca vértigos, nauseas, sudores, dermatitis. Y en las terrazas de los restaurantes del Paseo de los Tristes, crecen grandes masas de glicineas que sirven para dar sombra y verdor. Es una de las plantas más utilizadas como adorno y para cubrir paredes y techados. Se utilizan sin tener en cuenta que entre seis y diez semillas provocarían intoxicaciones severas en algunos individuos, y en los niños podría ser mortal.

En la subida a la Alhambra por la cuesta de los Chinos, crecen las hiedras, presentes en numerosos parajes de la ciudad y en balcones y patios. Por contacto, la savia produce eccemas, erupciones y ampollas.

Cuesta de los chinos que asciende de Granada a la Alhambra


En todo el recorrido hay plantadas numerosas adelfas, una de las especies más habituales en todos los rincones del monumento, los parques de la ciudad, los aparcamientos y bordes de calles y carreteras. La adelfa de flores rojas y blancas, la planta de Lorca, actúa sobre el sistema coronario y provoca alteraciones en el ritmo cardiaco, y puede ser letal.

El bosque de la Alhambra se caracteriza por sus enormes ejemplares de castaños de indias. Las castañas pueden ser confundidas con las habituales de consumo, pero en este caso pueden ser muy peligrosas porque producen somnolencias, fiebre y dolor de cabeza. También en el bosque junto a muros del monumento, tejos. Toda la planta es muy tóxica, “una dosis de 50 gramos de sus hojas podría causar la muerte a una persona adulta”, afirma José Antonio Hita, que señala otra especie, aligustre japónico, como especialmente peligrosa y que se encuentra tanto en el bosque alhambreño, como en la mayoría de plazas y jardines de Granada. Es un potente alergógeno que puede provocar crisis asmáticas, como su pariente, el olivo.

bosque de tejos en la provincia de Granada


Junto a los jardincillos de la plaza del Aljibe crecen numerosos lauros, un arbusto con forma de árbol, que posee racimos de frutos negros. Tienen ácido cianídrico que produce quemaduras en la boca, vómitos y palpitaciones. Pueden llegar a matar. Sus hojas son muy parecidas a las del laurel y podrían ser recolectadas para usarlas como condimento.

En las calles se han plantado numerosos ejemplares de melias que dejan caer sus frutos al suelo, que podrían ser consumidos por niños. De seis a diez bayas les provocarían arritmias, falta de oxígeno y, muerte. En los grandes maceteros hay plantados acebos. Sus frutos rojos en Navidad atraen la atención de los más pequeños. La ingestión de 10 a 20 bayas pueden provocar la muerte de un niño. Los maceteros y setos se llenan con plantas de boj, que posee buxina, cuya ingesta provocará diarreas, depresiones respiratorias y muerte por asfixia.
En la plaza de la Trinidad, la fuente está rodeada de grandes masas de hortensias, que como otras especies habituales de interior, balcones y patios, generan irritaciones, daños en el aparato digestivo, e incluso arritmias. Las clásicas cintas, plantas del dinero, coleos, pilistras, azucenas, ciclamen, e incluso el aromático galán de noche, también están incluidas en el listado elaborado por los botánicos de la UGR.

La gran mayoría de las especies de flora poseen compuestos que a pesar de ser tóxicos tienen la dualidad de servir de base para la elaboración de miles de medicamentos beneficiosos para la salud humana, pero su mal uso puede acarrear problemas graves.

Desde hace un tiempo, la búsqueda de plantas con propiedades alucinógenas ha hecho que muchos jóvenes las busquen para conseguir drogas gratis o a bajo precio, lo que ha generado graves problemas e incluso la muerte de algunos de ellos tras consumir, por ejemplo, estramonio.


La sabiduría de las madres ya advertía, sin tener demasiados conocimientos de botánica, que en la naturaleza se encuentra una gran diversidad de plantas tóxicas, cuyos frutos, tallos, hojas o raíces pueden ser venenosas para los humanos, al punto de causar la muerte.

Mirá también Enfermarse durante el viaje, una pesadilla hecha realidad



En el jardín


Hay varias plantas que suelen embellecer los jardines, pero que pueden ser sumamente tóxicas, y la precaución debe extremarse tanto con los niños como con las mascotas.

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Hiedra

Por ejemplo, el contacto con la hiedra (Hedera helix) puede causar dermatitis y levantar ampollas, aunque peor son sus bayas, cuya ingesta provoca náuseas, diarrea y vómitos.


Hiedra sobre helechos tomada a la salida de Orense en el Camino de Santiago 


Las grandes hojas del filodendro (Philodendron) suelen quedar muy bonitas en los grandes parques, pero son muy tóxicas si alguien se lleva un trozo a la boca. Tanto las hojas como las raíces y el tallo contienen oxalato de calcio, del que una cantidad pequeña produce ardor en labios y boca, pero en cantidades más grandes puede llevar a convulsiones, pérdida del conocimiento y hasta la muerte.

Filodendro


Mirá también En los viajes, primero la salud

¡No toques! Estas son las plantas más venenosas
Hortensia.

Foto de una hortensia tomada en El Capricho de Comillas, Cantabria



La hortensia (Hydrangea) es muy popular por sus hermosas flores azules, violetas o rojas. Pero detrás de esta belleza se encuentra un glucósido cianogenético llamado hidragina, cuyos efectos son similares a los del cianuro. Una pequeña dosis puede causar vómitos y fuertes dolores de estómago, pero cantidades mayores pueden llevar a paros cardíacos y la muerte.

Foto de una hortensia tomada en El Capricho de Comillas, Cantabria



J.P. Missé / La Vanguardia



Las tres últimas fotos están tomadas por mí, las cuatro primeras las he conseguido por búsquedas en Google Imágenes. Agradezco a sus autores por compartirlas en Internet.

viernes, 29 de diciembre de 2017

El 85% de la provincia de Pontevedra está invadida por la avispa asiática

O Morrazo, Vigo y Porriño cuentan con al menos 100 nidos de este insecto, según los datos registrados por Medio Rural

La muerte de un hombre por el ataque de un enjambre de avispas asiáticas Vespa velutina vuelve a poner sobre el foco a esta especie invasora. La víctima fue asaltada por un enjambre en el barrio de Orbenlle, en Porriño, uno de los concellos con mayor número de nidos de avispa asiática Vespa velutina. Según los datos publicados por la Consellería de Medio Rural este mes, en el ayuntamiento hay más de cien nidos localizados. En toda la provincia de Pontevedra, más del 85% de los concellos tienen al menos un enjambre registrado.

nido de Vespa velutina en el concello de Arousa


Uno de cada cuatro municipios pontevedreses suman más de un centenar de nidos. Entre ellos están Poio, Pontevedra, todos los ayuntamientos de O Morrazo y Vigo. Dos años después de que la Xunta comenzase a hacer públicos los listados con la presencia de esta especie invasora, el mapa gallego se ha teñido de territorios conquistados por la avispa asiática.


Tres de cada cuatro concellos están afectados y solo la provincia de Ourense parece haberse librado, por el momento, de los enjambres. Sin embargo, la Asociación Galega de Apicultura alerta que cada vez entran más, sobre todo en O Ribeiro, y que "en dos años estarán presentes" en todos los concellos. Zonas como el centro de la comunidad y el sur de la provincia de Lugo comienzan a sumar pequeños asentamientos.

Mapa de los concellos invadidos por la avispa asiática en Galicia, en noviembre de este año.



La Xunta cuenta con información sobre la avispa asiática Vespa velutina, mostrando las características de esta especie para poder identificarla y precauciones a la hora de detectar un nido. Pese a la alerta social sobre este insecto, Medio Rural recuerda que "no son más peligrosas que otras avispas", pero sí destaca su rápida expansión en zonas urbanas o semiurbanas y el incremento en el riesgo de picaduras a las personas.

La consellería inició un protocolo de captura de reinas de avispa asiática la pasada primavera, en el que recomendaba a los apicultores la colocación de trampas. "La reina capturada supondrá un nido menos en su entorno", recoge el comunicado. Los artefactos deben ser colocados a una altura de 1,5 metros y en un radio de cien metros alrededor de los apiarios.



Todas las imágenes proceden de la fuente original

domingo, 3 de diciembre de 2017

Abejas y autismo: el perfil genético que compartimos



Algunas abejas no responden a los estímulos sociales. Investigadores de la Universidad de Illinois (EE.UU.) han logrado identificarlas y han demostrado el parecido entre su perfil genético y el asociado al autismo. Su trabajo demuestra cómo la evolución puede usar vías moleculares muy parecidas en organismos muy distintos.



Todos conocemos a las abejas melíferas, aparte de por producir el dulce y viscoso fluido que acompaña muchos de nuestros desayunos, por su ordenada vida social. Son trabajadoras y cumplidoras, construyen la colmena, producen miel y jalea, y protegen a su reina. Sin embargo, algunas abejas no siguen estas normas, no responden a los estímulos sociales, y no interaccionan con sus compañeras. Un reciente estudio revela que estas abejas “antisociales” tienen un perfil genético similar a los trastornos del espectro autista (TEA), los cuales también se asocian con dificultades en la integración social.

A pesar de que los circuitos neuronales de abejas y humanos funcionan de manera muy distinta, algunos mecanismos moleculares son muy parecidos. El estudio demuestra la herencia compartida entre diferentes especies y ofrece pistas sobre la evolución del comportamiento social en el mundo animal gracias a la comparativa genómica. Los resultados demuestran la conservación de los genes implicados en los TEA humanos y cómo están asociados a los genes de respuesta social en abejas.

Guardianas, nodrizas e indiferentes
Gene Robinson, director del Carl R. Woese Institute for Genomic Biology de la Universidad de Illinois (EE.UU.) y líder del proyecto, explica en EurekAlert: “Dentro de una misma colmena unas abejas son más activas que otras, pueden tener diferentes roles y no todas actúan como guardianas.” No obstante, cuando observaron que algunas abejas ni se inmutaban en presencia de una larva de abeja reina, se dieron cuenta que algo raro estaba pasando. Es normal que unas abejas respondan a unos estímulos más que a otras, pero no era normal que hubiera abejas que no respondieran a ningún tipo de estímulo.

 Carl R. Woese Institute for Genomic Biology de la Universidad de Illinois


Los investigadores realizaron dos tipos de experimentos para analizar la reacción individual a diferentes situaciones. En el primero introdujeron una abeja externa al grupo. Las abejas con instinto “guardián” respondieron acorralando a la extraña, incluso dañándola. En el segundo test, introdujeron una larva reina inmadura, esto despertó los instintos de las abejas nodrizas que empezaron a alimentar a la larva.

Testaron 246 individuos, de siete colonias distintas, en grupos de 10. La mayoría respondieron al menos a una de las situaciones, pero un 14% permanecieron impávidas frente a ambos estímulos. Seguidamente, analizaron los niveles de expresión en sus cerebros, y encontraron más de 1.000 genes que estaban regulados de manera distinta entre abejas guardianas, nodrizas e “indiferentes”. Estas diferencias no se esperaban debido a sus haplotipos parecidos y a la inseminación artificial.

A continuación, compararon estos genes con los genes implicados en varias enfermedades mentales, como la esquizofrenia, la depresión, o el trastorno del espectro autista (TEA). De este modo, encontraron una gran coincidencia entre los genes activados en las abejas indiferentes y los genes asociados al autismo, pero ninguna correlación con los genes asociados a las otras condiciones.

Se desconoce si estos genes provienen de un ancestro común entre abejas y humanos o han aparecido por mecanismos de evolución convergente – mecanismos evolutivos independientes a partir de ancestros diferentes y procesos de desarrollo distintos. Pero, como Robinson concluye en su entrevista para EurekAlert, “lo emocionante de este estudio es que parece que hay un núcleo de similitud entre nosotros y las abejas, una herencia animal común que podría conducir a un comportamiento social similar.”

Una vez más, la genómica comparativa ha demostrado ser una herramienta clave para determinar de manera rigurosa si los comportamientos similares entre humanos e especies distantes a nosotros reflejan mecanismos moleculares parecidos.

https://www.eurekalert.org/pub_releases/2017-07/uoia-sfp072817.php



Fuente: Study finds parallels between unresponsive honey bees, human autism

Publicado en ANECPLA, el 15 de septiembre de 2017

La robótica aplicada al control de plagas

El Centro Tecnológico CTC lidera un proyecto de investigación internacional para desarrollar una solución robótica que permita la detección temprana y el control integrado de plagas en invernaderos de forma autónoma.



El objetivo del Green Patrol Project es reducir las pérdidas de producción y el uso de productos químicos en la agricultura, un sector estratégico para la Unión Europea.

El proyecto ha recibido 2,4 millones de financiación procedentes de la GSA (Agencia del Sistema de Navegación Global por Satélite Europeo) a través del programa Europeo H2020 de Innovación e Investigación.







El CTC, la Fundación Tekniker e Inkoa Sistemas SL son los socios españoles de un consorcio del que también forman parte la universidad checa Mendelova Univerzita V Brne, la empresa inglesa Nottingham Scientific Ltd y la compañía holandesa Aerovision Bv.

Según explica en una nota el centro tecnológico cántabro, el robot autónomo desarrollado en el proyecto estará diseñado para la detección y el tratamiento de las plagas más comunes de tomate, que es uno de los cultivos de mayor valor dentro de la Unión Europea, aunque será un sistema modular fácilmente adaptable a otros cultivos.

Gracias a las capacidades del sistema europeo de navegación europeo Galileo, el robot podrá navegar dentro de invernaderos mientras realiza tareas tempranas de detección y control de plagas de forma autónoma.

El CTC destaca que su desarrollo conducirá a una agricultura más sostenible, una mayor seguridad alimentaria y una optimización en la protección del suelo y el consumo de agua.
La aplicación de la robótica en agricultura a nivel europeo responde a la necesidad de incrementar la productividad para hacer frente a la ecuación que plantea el crecimiento de la población y la reducción de espacios dedicados al cultivo.

A día de hoy, la producción en invernaderos supone el 22 % de la producción agrícola europea, con el sur como una de las principales zonas productivas del continente.

La coordinación general de un proyecto de esta envergadura constituye, según el CTC, una oportunidad magnífica para fortalecer su reputación investigadora en Europa.

Además Green Patrol Project permitirá al equipo del Centro Tecnológico intercambiar conocimiento con otras entidades punteras y acceder a nuevas tecnologías.

Fuente: Agencia EFE.

Publicado en ANECPLA, el 1 de diciembre de 2017
http://www.anecpla.com/blog-anecpla-431#.WiPFJEriaM8

Si buscamos en Google imágenes por "robotica aplicada al control de plagas" nos aparecen estas imágenes, alguna ta comentada en una entrada anterior, la utilización de la robótica para el control de plagas.


Veremos si este ingenio se puede meter por las rendijas por donde sí entran otras cucarachas.